La Sociedad de Festeros colabora con ADIEM

Cada año habrá una aportación económica destinada a alguna de las asociaciones benéficas de Ontinyent.

La Junta de Gobierno de la Sociedad de Festeros de Ontinyent ha aprobado destinar una recaudación económica a la asociación ADIEM, la Asociación para la defensa e integración de los enfermos mentales. Este dinero salen de la recaudación que hace la Sociedad de Festeros con motivo de las sanciones establecidas en el Título Octavo del Reglamento de la entidad por el incumplimiento por parte de los festeros o de las Comparsas de lo preceptuado en el Reglamento de Fiestas, en los Estatutos de la Sociedad, así como el incumplimiento de las decisiones tomadas en Junta de Gobierno o en Asamblea General de Socios. Se trata de un compromiso que proviene de la anterior legislatura, por el que el importe de las sanciones se otorga a una asociación benéfica de Ontinyent. En esta ocasión, la elegida por parte de la junta directiva ha sido el ADIEM.

El equipo de gobierno encabezado por su presidente, Vicente Pla Vaello, se comprometió a destinar el importe de las sanciones a las comparsas por incumplir el reglamento, a causas benéficas. En la reunión de la Junta de Gobierno celebrada el pasado 7 de junio, se planteó que el donativo fuera destinado a ADIEM, lo cual fue aprobada. “Se trata de un compromiso adquirido y que se enmarca dentro del plan de responsabilidad social corporativa de la entidad que estamos elaborando” manifestó el presidente.

Asimismo, la Junta de Gobierno ha establecido que cada año el importe de las sanciones sea destinado a una asociación benéfica diferente.

La Asociación para la defensa e integración del enfermo mental (ADIEM) es una asociación sin ánimo de lucro y de carácter social que inició su andadura en 1995. Nace de las inquietudes un grupo de familiares de personas con enfermedad mental crónica por dar respuesta a las necesidades de este colectivo más allá del tratamiento farmacológico y eventualmente hospitalario, para conseguir una mejor integración en la comunidad, al tiempo que también los propios familiares pudieran recibir el apoyo necesario.